Tratamientos Naturistas para Circulación


Si solemos tener manos y pies fríos o una sensación de hormigueo continua en los diferentes miembros, pinchazos como de agujas, entumecimiento e incluso calambres en las extremidades, quiere decir que la circulación sanguínea no anda muy bien. Esto significa que a las células y tejidos de las extremidades no les está llegando suficiente flujo sanguíneo, y por lo tanto tampoco oxígeno y alimento.

Para mejorar la circulación sanguínea tendrás que prestar atención a la alimentación y al ejercicio pero, además, también existen algunos remedios caseros que pueden ayudarte a que la sangre fluya mejor.

A continuación te mencionamos algunos síntomas de mala circulación:

  • Entumecimiento de brazos y piernas.
  • Dolor y calambres en manos y pies.
  • Dificultad para curar úlceras en pies y manos.
  • Uñas quebradizas en pies y manos.
  • Pérdida de sensibilidad en las extremidades.
  • Migrañas y dolores de cabeza.
  • Color azulado en dedos y uñas.
  • Aparición de varices.
  • Falta de fuerza en manos y pies.
  • Mareos al levantarse.

Cuando una persona padece de mala circulación sanguínea puede desarrollar una serie de consecuencias para su salud que se verá entorpecida y con una peor calidad. Por eso es importante tratar cuanto antes esta afección y procurar que la sangre circule en buenas condiciones por nuestro cuerpo.

Existen algunos remedios caseros que podrían ayudarnos a mejorar este problema, por ejemplo:

  • Aplicar el jugo del Aloe vera o Sábila fresco a las partes afectadas. Conviene también consumir tres cucharadas de este jugo alejadas de las comidas.
  • Consumir un litro de agua mineral en ayunas, tomando vaso a vaso, lentamente, ayudará a hacer más fluida la circulación además de tomar suficiente líquido saludable durante el día como tisanas, jugos de frutas y verduras frescas, leches y caldos vegetales.
  • Bañar los pies y las manos en agua caliente con pimienta cada noche es un remedio antiguo que ayuda a activar la circulación de las extremidades.
  • Comer uno o dos dientes de ajo en ayunas, o añadir bastante ajo a nuestra dieta diaria también ayudará bastante a activar el riego sanguíneo, para evitar la formación de placas y así prevenir de la arteriosclerosis.

Todos estos remedios tradicionales le prestaran un gran alivio a los síntomas a la vez que van activando la circulación de todos los miembros.

blog octubre 1-01