Por qué ingresar a un adulto mayor en una Casa Geriátrica


Hoy en día, en muchas personas sigue siendo un tabú el tema de ingresar a un adulto mayor en una casa de descanso (geriátrica), la razón suele ser porque ven tal acción como un abandono o rechazo a la persona. Por esto mismo, muchos familiares se sienten reacios a ingresar a sus seres queridos a casas de descanso a pesar de que no saben cómo poder brindarle los cuidados a su ser querido, especialmente cuando éste padece de alguna enfermedad física o mental desencadenada por su misma edad.

No hay que ver con malos ojos este tema, primero que nada, ingresar a un adulto mayor a una casa de descanso no es abandonarla, es darle la oportunidad de gozar de esa etapa de su vida en un entorno que ha sido adecuado para personas de su edad. En una casa de descanso, un adulto mayor estará relacionándose con otros adultos mayores, obteniendo así un ambiente donde se sentirá más pleno ya que compartirá la experiencia de la tercera edad con personas que le entiendan.

Lo que suceden en muchas ocasiones, es que el adulto mayor que vive solo o con sus familiares, va siendo rezagado (ya sea por él mismo o por la familia) de las actividades cotidianas, y muchos suelen caer en el sedentarismo, lo cual los lleva poco a poco a un estado de apatía y finalmente, a la depresión. Si no se buscan actividades que pueda realizar y si está siendo cada vez más desintegrado de su entorno, llegará al punto donde su vida se convertirá en un martirio. Y no se trata de eso, el adulto mayor debe disfrutar con plenitud la etapa de la vejez, pero muchas veces el entorno en el que vive tiene la gran desventaja de que no está adecuado para las necesidades que se van presentando por su edad.

En Casa de Descanso Amistad, el adulto mayor recibirá una atención personalizada, donde no sólo recibirá atención médica, sino que también podrán recibir diferentes tipos de terapias fisiologías que les ayudará a que lleven un mejor estado de salud. Las actividades son creadas para que se sientan cómodos en todo momento, además de que podrán desenvolverse con otros adultos mayores, sintiéndose así más integrados en un entorno social.

Los familiares necesitan establecer una dinámica con su ser querido, donde, de acuerdo al estado de salud física y mental del adulto mayor, puedan interactuar continuamente con él, ya sea dentro o fuera de la casa de descanso. Por eso hay que buscar bien en qué tipo de casa geriátrica se le va a ingresar. Por ejemplo, en nuestras instalaciones, pueden tener a su ser querido desde un día hasta un tiempo indefinido, pero sin dejar de formar parte de su vida, para nosotros es importante que la familia se relacione con él de manera continua y participen en su vida y que el adulto mayor también sea participe de la de ustedes.