Oxigenoterapia


La oxigenoterapia es un tratamiento médico en el que se administra oxígeno en concentraciones elevadas con la finalidad de prevenir o tratar la deficiencia de oxígeno (hipoxia) en la sangre, las células y los tejidos del organismo, aunque su principal indicación es para la insuficiencia respiratoria crónica.

El uso terapéutico de la oxigenoterapia es una pieza clave de la terapia respiratoria. En estas circunstancias el oxígeno se administra a través de inhalaciones bajo prescripción médica.

Las principales vías por las que sea administra el tratamiento a los pacientes son:

  • Cánulas nasales.
  • Mascarilla simple.
  • Mascarilla venturi: Administra una concentración exacta de oxígeno al paciente. Éste puede tener una sensación de estar recluido durante la administración (no permite ni comer, ni hablar), así como tener calor o mostrar una ligera irritación en la piel.
  • Mascarilla de respiración.
  • Sistema de bajo flujo: Indicado para las personas que tienen que someterse al mínimo contacto con el oxígeno. Estos dispositivos no cubren ni la boca, ni las fosas nasales y se colocan sobre la cabeza del paciente como si se ubicara el auricular del teléfono. Cuando ya está colocado se difunde el oxígeno de manera simultánea sobre la boca y la nariz de forma que da lugar a una nube de oxígeno para que la persona lo inhale durante la inspiración.
  • Sistema de alto flujo.

Además de estos tipos, en los pacientes con carencia de respiración espontánea se les puede aplicar mediante un respirador mecánico o por una bolsa de resucitación manual.

 

BLOG-OXIGENOTERAPIA-01