Antibacteriales y antibióticos naturistas


Existen algunas soluciones naturales bastante útiles que nos ayudan a preservar la salud y la belleza de la piel, para tonificarla y contrarrestar cualquier procesos infeccioso o inflamatorio.

Entre los antibióticos naturales más conocidos encontramos:

  • Ajo: para infecciones de la piel es ideal aplicar el jugo de ajo directamente en la zona afectada.
  • Cebolla: puede utilizarse el jugo o la ralladura directamente en la zona donde está la infección.
  • Aloe vera: tiene propiedades antibacterianas y antisépticas.
  • Miel: excelente en el tratamiento de heridas por cortes y picaduras de insectos.
  • Aceite esencial de árbol de té: es un desinfectante natural; sirve para tratar el acné y las infecciones por hongos.

La mayor ventaja de estos tratamientos es fortalecer el cuerpo contra un nuevo ataque infeccioso.

Como plus para el cuidado de nuestro cuerpo, podemos preparar un gel antibacterial. Basta con mezclar algunos ingredientes naturales fácilmente disponibles y ya está listo. Una cucharada de gel de aloe vera que se puede extraer de forma segura desde una planta de aloe, o mejor aún, de las hojas de la base de una planta que tenga al menos dos años, mezclada con unas gotas de alcohol puro, dos cucharaditas de aceite esencial de té verde y dos cucharaditas de aceite esencial de lavanda. Después de mezclar todo, poner la mezcla en un frasco de vidrio y dejar reposar durante unos días: el gel antibacterial está listo para ser utilizado.

También ideales para realizar máscaras y compresas para la piel de todo el cuerpo con aceite de menta que contiene propiedades antisépticas, desinfectantes y anti-inflamatorias además de tener un efecto calmante suave y refrescante.

Diversos estudios han demostrado que el uso de los antibióticos naturales para la piel producen mejores resultados que los medicamentos, porque evitan la aparición de efectos secundarios y fortalecen las defensas naturales de la piel.

BLOG-TRATAMIENTOS-ANTIBACTERIANOS-01