Alzheimer en los Adultos Mayores


El Alzheimer es culturalmente conocido como la enfermedad de “pérdida de la memoria”, un
trastorno neurodegenerativo que, en su mayoría, se presenta en las personas de la tercera edad,
aproximadamente a partir de los sesenta años. Pero, además de ser una enfermedad que afecta la
memoria (a largo y corto plazo), al ser neurológica, también perturba otras funciones del cerebro, y
los desempeños cerebrales en el paciente se van degenerando con el tiempo hasta llegar a la muerte.
Aunque la enfermedad aún no tiene una cura, con el paso de los años y los grandes avances
médicos, se ha logrado crear todo un sistema médico para que el paciente tenga la mejor calidad de
vida posible. Desde medicamentos que ayudan a controlar sus síntomas, hasta terapias y ejercicios
que sirven para que las funciones motoras y cognitivas se mantengan en el mejor estado que se
pueda. Lamentablemente es cierto que, una vez presentada la enfermedad, no hay vuelta atrás, y que
ésta irá deteriorando al paciente con el tiempo, a veces más rápido, otras más lento. Pero no por eso
hay que dejar abandonado o desahuciado a quien padece Alzheimer, mucho menos cuando éste se
encuentra en una edad avanzada que no le permitirá cuidarse a sí mismo.

En Casa de Descanso Amistad estamos más que conscientes de lo que implica esta enfermedad, lo
difícil que es para la familia cuando su ser querido la padece y, sobre todo, cuando ya no pueden
cuidarlo por lo desarrollada que se encuentra la enfermedad. Por eso mismo, hemos trabajado
muchos años para que nuestras instalaciones se conviertan en el mejor hogar para los adultos
mayores que tienen Alzheimer, buscando que en nuestra casa geriátrica los familiares tengan la
tranquilidad que su ser querido se encontrará en las mejores manos y estará seguro, siendo atendido
por el mejor servicio médico y personalizado para que su estilo de vida sea el más sereno y
armonioso posible.

Así como existen muchos conocimientos generalizados sobre esta enfermedad, también están los
mitos que se han expandido socialmente y que ha creado una errónea imagen del Alzheimer. Es
cierto que es otro tipo de demencia, pero quienes la padecen, en las primeras etapas de la enfermedad siguen perceptivos a lo que les rodea, por lo que ven afectados emocionalmente si el
trato que reciben no es el más adecuado, logrando que sus síntomas se incrementen más rápido. Es
por eso que nos importa que nuestros pacientes se sientan seguros, amados y tranquilos; sabemos
las desventajas que un ambiente estresante puede provocar en su padecimiento. Buscamos que
nuestros adultos mayores con Alzheimer se sientan lo más cómodo posible, además de que les
brindamos la mejor atención médica para que sus síntomas se mantengan lo más controlado y que
puedan ser atendidos de la mejor forma en cualquier imprevisto.

Quizá, en un futuro no muy lejano, los avances médicos nos traigan una cura para esta enfermedad,
pero en lo que eso sucede, no hay que sentirse desesperanzados si un ser querido llega a padecer
Alzheimer, es importante que también la familia busque ayuda profesional para que puedan
entender y lidiar mejor con la enfermedad y sus síntomas. También es sumamente importante que el
núcleo familiar esté más fuerte cuando alguno de sus miembros tiene Alzheimer, así se mantendrá
una armonía cálida y amorosa que no sólo les hará sentirse mejor, sino que también ayudará
considerablemente al paciente.